Dermatitis atópica: Qué es, tipos y tratamientos

piel atopica, dermatitis en la cara, tratamiento dermatitis atopica, dermatitis nerviosa

La dermatitis atópica o eczema es una afectación alérgica de la piel que se caracteriza por producir picor, enrojecimiento y sequedad de la superficie cutánea, empeorando con el rascado. Es una enfermedad inflamatoria de la piel benigna y no contagiosa.

Suele tener su aparición, generalmente, en la infancia, incluso a los 2 o 3 meses de vida, y puede ir mejorando con los años, aunque, también, puede aparecer a cualquier edad. Es una afectación crónica, es decir, que perdura en el tiempo con períodos de mayor exacerbación llamados brotes.

Esta afectación suele ir asociada a asma, rinitis alérgica y alergias alimentarias y, el factor genético, es importante ya que, en al menos un 50% de las personas afectadas, tiene a uno de los padres afectado.

Síntomas de la piel atópica
Los síntomas que aparecen en la dermatitis atópica suelen ser:

  • Piel seca
  • Picor, especialmente por la noche
  • Manchas rojizas o marrón grisáceo en manos, pies, tobillos, cuello, pecho, cara, párpados, cabeza y zona de flexura
  • Aparición de bultos pequeños con líquido en su interior que al rascarse se forma costra
  • Piel agrietada, con escamas y abultada
  • Piel en carne viva por el efecto del rascado

Según la edad, los síntomas pueden aparecer en:

  • Bebés: tiene la piel más fina y, por lo tanto, más sensible a los factores ambientales. El eccema puede aparecer en forma de piel seca en barbilla, mejillas, frente o piernas y el picor les suele interrumpir el sueño.
  • Niños mayores de 2 años: se caracteriza por sequedad, enrojecimiento y descamación de la piel en las zonas de pliegues de los codos y corvas; detrás de las orejas, muñecas, tobillos y manos.
  • Adultos: los síntomas son similares a las anteriores y afecta principalmente a cuello, pecho y cabeza.
  • Ancianos: al igual que los bebés, su piel se vuelve más sensible y fina, pero, al estar menos hidratada y con pérdida de lípidos, los síntomas no son tan intensos.

Prevención de la dermatitis atópica
La dermatitis atópica no tiene cura, pero, con un tratamiento adecuado y una buena higiene personal, se pueden prevenir los brotes y aliviar los síntomas. Recomendaciones para tratar de prevenir los brotes de la piel atópica:

  • Hidratar la piel, tanto en tiempo seco como después de la ducha (antes de que se seque por completo), al menos 2 veces al día.
  • Procurar que la ducha o baño dure menos de 10 minutos y que el agua no supere los 36º C de temperatura.
  • Usar jabones y geles suaves.
  • Secarse bien la piel después de la ducha o baño, intentando no rascar la piel, sino dando golpecitos con la toalla.
  • Lavar la ropa con jabones neutros.
  • Usar prendas de algodón o lino mejor que tejidos sintéticos.
  • Utilizar productos para el cuidado de la piel sin perfumes.
  • Evitar, en la medida de lo posible, el rascado de la piel.
  • Mantener la casa bien ventilada.
  • Aplicar vaselina en la piel de los bebés ayuda a evitar la aparición de dermatitis atópica.
  • Intentar detectar y, por lo tanto, evitar los causantes del empeoramiento de la afección como, por ejemplo, el sudor, el estrés, la obesidad, el polvo y el polen.
  • Evitar determinados alimentos, sobre todo, en bebés; como la leche, soja, huevos y trigo.
  • No exponerse a productos químicos irritantes.


Tratamiento de la dermatitis atópica
Una vez es diagnosticada la enfermedad, es importante saber que no hay cura, pero sí que existen tratamientos que mejoran los síntomas y evitan los brotes o disminuyen la frecuencia de los mismos e, incluso, pueden modificar el curso de la enfermedad.

El tratamiento habitual se basa en:

  • Hidratación adecuada para intentar compensar la sequedad de la piel: para ello se aplican cremas que engrasan e hidratan de manera adecuada la piel, por lo que deben ser ricas en lípidos que hacen un efecto de barrera o sellado para impedir la alteración de la piel. No deben tener perfume y un pH ácido.
  • Corticoides: como efecto antiinflamatorio sobre la lesión.
  • Antihistamínicos: como efecto sedante, en especial, por la noche para facilitar el sueño y evitar el rascado.
  • Antibiótico: solo en caso de infección del eczema.
  • Probióticos: han demostrado ser muy eficaces en la disminución e intensidad de los brotes.
  • Inmunomoduladores y corticoides: medicación más específica, como por vía intravenosa, para los casos más agudos y severos. Deben administrarse a nivel hospitalario. 
  • Constancia: no hay que bajar la guardia en los cuidados de la piel ni en los tratamientos para poder tener un buen control de la enfermedad



Más noticias

trombofilia sintomas y signos, trombofilia y aborto, trombofilia embarazo, tratamiento trombofilia

Trombolifia en la mujer

La trombolifia adquirida es una afección que sufren las mujeres y muchas veces se descubre durante el embarazo trayendo complicaciones

Leer más...

dolor en la parte baja de la espalda, dolor de espalda al respirar, como quitar el lumbago rapido

Cómo quitar el dolor de espalda

Descubre nuestros consejos para dejar de sentir molestias en la espalda de manera rápida

Leer más...

autofagia que es, autofagia beneficios, autofagia ayuno, premio nobel autofagia ayuno

Qué es la autofagia

Conoce todos los beneficios que tiene y cómo realizarla correctamente

Leer más...